La carta de la luna en el tarot

Se trata de una de las cartas más complejas ya que debe enmarcarse de manera muy específica en la situación emocional, física y espiritual que esté viviendo en el momento el cliente a quien se le hace una lectura.

La Luna puede revelar ilusión, fantasía y engaño, así como proporcionar inspiración y conexión con nuestro ser superior. Como tal, es perfecta en situaciones en las que debemos reencontrarnos para dar paso a una etapa de crecimiento interior o de nuevos comienzos (incluso ambos).

La luna como una carta de proyección e ilusión

La carta de la luna no te muestra siempre algo que te engaña o una ilusión que te confunde. Muchas veces se trata de algo en lo que tú tratas de engañar a otros y a ti mismo. Es decir, impulsa o te señala la necesidad de un cambio interior en el sentido de sincerarte, limpiar en casa antes de pensar en salir y alcanzar nuevos rumbos.  Esto es lo que la Luna puede sugerir en una lectura, y una vez que nos damos cuenta de nuestras proyecciones, miedos, ilusiones o juicios inconscientes, podemos instigar el cambio si así lo decidimos.

La luna como una carta de inspiración

A veces, sobre todo en determinados momentos de nuestra vida, la Luna se manifiesta como una forma de impulsarte a crear lo que quieres. Si aparece en el momento que la persona tiene perfecta claridad sobre quien es y lo qué quiere, la Luna está claramente llamando a la acción y dando el mensaje del poder creador que ha empezado a crecer en el interior de la persona.

 

Cuando el tarotista indica que la luna está hablando sobre el poder creador y llamando a la acción, es importante utilizar siempre los sueños como impulso para conseguirlo, los sueños son herramientas valiosas de la luna y anotar los sueños y reflexionar al respecto, incluso en una nueva lectura para interpretarlos mejor, siempre suele ser de mucho provecho.

Muchas veces la persona desea algo con mucha intensidad y no lo atrae a su vida, solo porque no acepta que es lo que desea, ocurre a menudo cuando hay problemas por visiones negativas en la familia sobre ciertas preferencias sexuales e incluso en temas aparentemente poco problemáticos como la elección de una carrera, que sin embargo pueden traer agrias discusiones entre padres e hijos. Hay que prestar mucha atención a las cartas que rodean a la Luna, pues en ocasiones hay que desenmarañar otros asuntos personales antes de abrirse al proceso creador.

La Luna es una carta complicada en las lecturas porque es muy multidimensional. Por lo general, sugerirá tanto la presencia de ilusión, fantasía o autoengaño como la capacidad de acceder a la intuición, el subconsciente o la capacidad psíquica.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*