El 2 y el 10 de Copas. Más allá de la felicidad

Aunque suene a repetición, siempre hay que decirlo, el tarot es algo complejo, las energías e influencias espirituales que se manifiestan en la baraja van mucho más allá de significados fijos para cada carta, por eso siempre es recomendable atender a la intuición o caeremos en el error de dar por ciertos siempre resultados cuando las cartas en realidad nos dicen algo más. Esto pasa a veces con las conocidas y típicas cartas de felicidad, el 2 y el 10 de Copas.

A veces estas tarjetas no son tan sencillas como podríamos suponer y necesitan una lectura más profunda y contextual.

Diez de Copas: Cierre de ciclo.

Algunas veces, sobre todo en relaciones amorosas o cuando se está establecido en un trabajo o lugar cómodamente, el 10 de Copas pasa a ser una carta de aprobación, un “sí”, lo mejor es donde estás, a significar que esa es la decisión más fácil pero en realidad estamos ante el fin de un ciclo. El número 10 siempre puede representar el fin de un ciclo, el número redondo indica finales y en algunos casos, debemos guiarnos por la intuición para diferenciar si el 10 de copas se refiere al sí, a la decisión cómoda y alegre con la que se relaciona normalmente la carta o si se trata del fin de un ciclo y no está recordando que, aunque lo más cómodo, es algo que debe y está por acabar.

El 2 y el 10 de Copas. Más allá de la felicidad

En ciertos contextos, el Diez de Copas es una invitación para celebrar lo que ha sido bueno y completar el contrato. Cerrar un ciclo.

Dos de Copas

Con el Dos de copas la confusión es aún más dolorosa. Siempre existe la posibilidad (incluso ocurre con frecuencia) que la persona que consulta al tarot ya se ha realizado consultas antes o conozca un poco al respecto, por ello al ver el dos de copas la persona de inmediato toma el significado del libro y piensa en amor verdadero. Pero a veces hay que mirar el contexto y dejar que el instinto haga su parte.

 

La carta Dos de Copas a veces muestra que el amor está presente y es posible. Pero a veces en la relación en cuestión lo posible está vetado por algunas circunstancias. ¿Puede darse amor verdadero entre dos personas cuando una de ellas está casada con otra persona? ¿Puede existir cuando cada uno está en su matrimonio aparte? En realidad sí puede ocurrir, puede estar presente, ser posible, pero claramente inconveniente y de algún modo vetado para ambos.

Por ello es importante leer las otras cartas que el tarot nos muestra para la pareja y entender el contexto en que están ocurriendo las cosas. Esta carta también tiene cierta lectura cuando se trata de una relación de amigos con derecho. Dos personas que salen juntos y tienen relaciones íntimas aún cuando no se deciden o no les parece conveniente ser novios formalmente. El Dos de Copas a veces indica  que hay amor real y que su relación los llevará a una gran madurez interior, pero una cosa es que aparezca en el contexto de amigos con derecho, si al establecerse como pareja, en la consulta ya no aparece el Dos de Copas, es porque quizás no tienen la misma conexión de esa manera.

 

Hay que recordarlo, no se trata de que sea o no coherente, conveniente, lógico, se trata de que las cartas tienen un significado, el contexto tanto del consultante como el que dan las otras cartas en la mesa y el instinto del tarotista pueden dar un giro a ese significado, al final las cartas siempre hablarán, solo hay que saber escuchar e interpretar.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*